viernes, 4 de octubre de 2013

Cómo limpiar una alfombra

En nuestro blog lo hemos comentado en varias ocasiones, poner alfombras en nuestro hogar, además de por el cuidado del suelo, también ofrece otras ventajas como es aislamiento térmico y proporciona mayor calidez y confort a nuestra casa. Pero, ¿cómo es el cuidado de las alfombras? ¡Te lo contamos!

Alfombra Piel Jackson
Las alfombras, además de un complemento de la casa, también tiene su funcionalidad y cuando se fabrican se realizan pensando que van a ser pisadas. Claro está, que luego hay unos colores que soportan mejor el paso del tiempo que otros. Por norma general, las alfombras son duraderas aunque, eso sí, necesitan unos cuidados básicos para un buen estado.

Para mantener una alfombra en muy buen estado, es importante que cuando vayas aspirar por casa pases el aspirador por la alfombra para quitar el polvo. La mayoría de las alfombras acumulan suciedad seca por lo que con una aspiradora y el accesorio de cepillo se mantendrá perfectamente limpia. Hay que tener cuidado no usar otro accesorio más fuerte, porque puede desgastar el color o el tejido de la alfombra.


 También es conveniente rotar la alfombra de su lugar habitual cada ciertos meses, por ejemplo, unos seis. No es recomendable tener la alfombra expuesta directamente al sol o que haya mucho tránsito sobre ella, durante mucho tiempo. A la hora de guardarlas, una vez llega el verano o la primavera, lo más recomendable es si es una alfombra delicada llevarla a un lugar especializado para así evitar crear marcas o estropear la alfombra. A continuación, mantenerla enrollada, con un antipolillas y cubierta con papel de estraza y envuelta en tela,  no plástico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Noticias