lunes, 9 de mayo de 2016

Decorar tu casa

Instalar una pérgola de madera en casa es una de las mejores ideas que podemos tener para mejorar la imagen de nuestro hogar o de nuestro patio. No en vano se trata de unas construcciones muy agradables a la vista, que adornan de por sí y proporcionan mucha sombra en verano, por lo que da gusto tenerlas como lugar de descanso y refugio al aire libre.

Si quieres instalar una pergola barcelona es uno de los lugares donde puedes encontrar empresas con una alta especialización, como es el caso de Virutalia, que cuenta con mucha experiencia en el sector y es capaz de hacer todo tipo de instalaciones personalizadas en función de las necesidades de cada cliente, y del espacio donde quiera hacer la correspondiente instalación.

No obstante, no todo el mundo sabe exactamente a lo que se refiere cuando habla de pérgolas, por lo que conviene aclarar el término. Una pérgola de madera no es otra cosa que un arco o una estructura formada por postes y cubierta por vigas, pero que no tiene ni paredes ni techo.

Por lo cómodas que son, se trata de espacios ideales donde tomar un buen desayuno al aire libre o comer en familia a mediodía, como si estuviéramos en la terraza de un bar o un restaurante, pero con la ventaja de estar en nuestra propia casa.

Por otra parte, no todas las pérgolas son iguales, sino que tenemos que diferenciar tanto su diseño y disposición como las maderas de las que están compuestas. En primer lugar tenemos las pérgolas de tipo europeo, es decir, las que están hechas de maderas como pino y abeto nórdico, pino ruso, roble, haya canteada natural y haya vaporizada canteada, entre otras.

Entre las pérgolas americanas podemos encontrar las que se componen de roble americano, pino oregón, fresno, etc. Y por último están las pérgolas hechas con maderas tropicales, muy características, hechas de maderas de árboles como bubinga, ipe, lenga, sipo, etc.

A la hora de instalar una pérgola en casa debemos tener en cuenta una serie de medidas, ya que no todas requerirán los mismos trámites. Por ejemplo, si queremos instalar una de gran tamaño, quizá tengamos que pedir algún tipo de permiso a las autoridades municipales.


Por otro lado, tenemos que procurar que las maderas empleadas en la construcción de nuestra pérgola sean las más adecuadas para la climatología del lugar en el que vivimos, puesto que a veces las temperaturas extremas pueden afectar más a un tipo de madera o a otra, así como las condiciones de humedad y pluviometría. En ese caso conviene dejarse asesorar por la empresa instaladora, para que tomemos la decisión que más se ajusta a nuestras necesidades en todo caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias